Palabra Profética para el Año 2018

No me he acostumbrado a publicar profecías para cada año. Más yo sentí impulsado a hacerlo este año.  Esta es una profecía general acerca de lo que percibo que Dios está diciendo y haciendo en el Cuerpo de Cristo y en las naciones, lo que Él desea hacer en este tiempo.  No creo que es limitada a un solo periodo de 12 meses.  Sería más correcto decir que es para “la estación de tiempo que inicia ahora.” La someto a ustedes con cierto temor y temblor porque la considero una palabra muy seria.

No pretendo tener el cuadro completo. Conozco en parte y en parte profetizo (1ª Corintios 13:9,12).  Hay otros elementos de la profecía que hablan de naciones. Vemos bíblicamente que cuando una ciudad o nación se arrepiente y se alinea con el Corazón de Dios, el Señor puede extender mayor misericordia.  (Ej. Jonás y Nínive).  Cómo esto se cumplirá en la vida de cada uno depende mucho de cómo respondemos.  Es mi oración sincera que todos respondamos bien al Señor y que todos podemos entrar por las puertas de bendición que Dios nos ha preparado.  – Cliff Bell

El Año Hebreo 5777 fue declarado como el Año de la Espada Gobernante. El Año 5778 verá una continuación de la Espada del Señor en la tierra, en las naciones tanto como en la Iglesia.

La Espada del Señor está siendo apuntada hacia lo que no está alineado con Su Reino. Entonces para los cristianos viviendo en fe y en obediencia hay bendición y protección.  De hecho, la Espada del Señor peleará a favor de los hijos de obediencia.  Pero para los que insisten continuar en la soberbia y la desobediencia, la Espada del Señor viene para traer disciplina, para revelar lo oculto, y para podar las ramas que no producen fruto.  

Es la misericordia de Dios que viene con la Espada, y es para despertarnos, y provocar arrepentimiento para que Sus propósitos puedan cumplirse en nuestras vidas.  No lo considero juicio (que tiene fin de castigar), sino disciplina que tiene el fin de corregir y enseñar.

Hemos visto la Espada del Señor (la Espada de Verdad) llegar a Hollywood, Nueva York, y a Washington revelando pecado sexual y la corrupción. Esto continuará, y acontecerá también dentro de la Iglesia.  Dios continúa permitiendo el sacudimiento.  Todo aquello que no está fundado sobre el Reino de Dios, la honradez y la justicia se desmoronará.

Muchos han profetizado acerca de nuevos comienzos y de puertas abiertas. Y es una palabra certera. Pero algunas de las puertas son puertas de salida tanto como de entrada así como Dios remueve algunos de posiciones de poder y establece a nuevos.  Este es un tiempo de examinar nuestros cimientos y asegurar que estamos alineados correctamente con el Señor si es que vamos a avanzar y entrar por las puertas nuevas de oportunidad, de bendición y de influencia que Dios tiene para nosotros.  Es un tiempo de recibir la gracia de Dios para caminar en victoria sobre las costumbres y los pecados que nos asediaban en el pasado, para remover cualquiera cosa que el enemigo podría utilizar como palanca en nuestra contra.

El propósito redentor de Dios en traer un cerner o sacudimiento es provocar un avivamiento del temor de Diosy un arrepentimiento, cual es el fundamento para el avivamiento necesario y el despertar espiritual que a su vez puede llevarnos a reforma.

Hemos orado para un despertar y para reforma, pero solo Dios conoce todo lo que realmente se requiere para que eso se cumpla. Es el tiempo para ser honestos con nosotros mismos y delante de Dios, tiempo de caernos sobre la Roca para que la Roca no se caiga encima de nosotros.  Dios tiene un propósito que cumplir en la tierra por medio de Su Iglesia.

Como ha dicho el Obispo Hamon, Dios estaba dispuesto a sacrificar a Su Propio Hijo para dar a luz a Su Iglesia, y no hesitará en remover a aquellos hombres quienes se oponen a Su propósito eterno en las naciones.  Él permitirá que lo oculto sea revelado durante este tiempo.  Este es motivo de regocijarnos porque Dios está respondiendo a nuestras oraciones.

En el Nuevo Testamento, durante la Primera Reforma, la transición del Antiguo Pacto al Nuevo Pacto, Dios tuvo que establecer el temor de Dios. Por eso, Él tuvo que tratar severamente con Ananías y Safira, porque mintieron al Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad.  Ahora que estamos en la Tercera Reforma veremos tales acontecimientos otra vez, porque Dios está estableciendo Su Iglesia en pureza y en santidad para que podemos tener el poder necesario para cumplir Su propósito.

Mientras que se intensifica la guerra espiritual hay otro nivel de separación aconteciendo, como con el ejército de Gedeón, para identificar a aquellos quienes serán usados como la vanguardia de la reforma.

Percibo que Dios está levantando el estándar del temor de Jehová y de la santidad en toda la Iglesia, inclusive con los profetas y ministros proféticos. Dios está enfatizando el Tercer de los Diez Mandamientos: para no tomar a Su Nombre en vano.  Una de las definiciones de tomar el Nombre de Dios en vano es “atribuir a Dios algo que Él no ha dicho.”

En el resurgimiento actual del Movimiento Profético, mientras que profetizamos y activamos a los santos en el don de la profecía con fe y con gozo, el Señor también establecerá la cualidad equilibradora del temor de Jehová, el cual es uno de los Siete Espíritus del Señor que encontramos en Isaías 11:2-3. Dios quiere que las palabras de Sus profetas verdaderos sean un mensaje claro, y que sean cargadas con la pesa de Su unción que las llevan a su cumplimiento.   En vez de muchas palabras místicas y vacías declaradas para impresionar a los hombres, los profetas verdaderos desatarán en ocasiones menos palabras pero más poderosas que impulsen Su plan y propósito divino.

Los Estados Unidos está en una estación temporal de gracia. Por lo tanto no es un tiempo para caernos en apatía, sino para avanzar determinadamente y estratégicamente para estar posicionados correctamente cuando esa gracia comience a menguar.  Así podremos penetrar y ocupar los asientos de autoridad y las posiciones de influencia para propósitos del Reino.

Tenemos que aprovechar de esta estación de gracia para avanzar, establecer y ocupar. Si lo hacemos, la estación de la gracia podrá continuar un tiempo más.  Sin embargo, si nosotros, la iglesia, hacemos un trabajo incompleto y fallamos en ocupar, será como la generación mencionada por Cristo en Mateo 12.  Hubo una limpieza en la casa, pero sin la ocupación, sin reforma.  Entonces, el espíritu maligno que se había ido, regresó con siete peores que el anterior.  Así que es un tiempo para renovar nuestro primer amor, y comprometernos a los propósitos del Reino de Dios.

En medio del sacudimiento, los quienes están alineados correctamente con el Reino de Dios experimentarán favor divino y un derrame de milagros como nunca antes. Será como los hebreos morando en Gosén durante las plagas en Egipto.  Habrá una gracia y una unción para “dominar en medio de tus enemigos” (Salmo110:2).  Aunque el ambiente del mundo está hostil en muchos casos, Dios promoverá Su pueblo de pacto a posiciones de influencia.   La vara de poder se levantará mediante la Iglesia para sujetar a los enemigos de Dios debajo de nuestros pies.

Salmo 110:1-2 “Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder; Domina en medio de tus enemigos.”

El pueblo de Dios que acude a Su Voz será motivado con propósito divino y servirán voluntariamente cualificado por la santidad. Habrá una nueva ola de sanidad y fuerza renovada en donde antes hubo desgaste y cansancio.

Salmo 110:3 “Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, En la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora tienes tú el rocío de tu juventud.”

En esta última temporada mucho del pueblo de Dios ha estado cargado y fatigado por la batalla, y algunos habían aceptado una mentalidad de víctima. Yo veo el pueblo de Dios siendo librado de ese estado de fatiga, y levantándose con nueva visión, fuerza nueva e identidad renovada como guerreros de Dios quienes corren entusiásticamente hacia la batalla para poseer la tierra y las promesas.  Así como procuren buscar el Reino de Dios en vez de su bendición personal, las bendiciones serán desatadas (Mateo 6:33).

VARIAS NACIONES ESTÁN EN UN MOMENTO CRÍTICO:

Venezuela: Dios está al punto de sorprender a Venezuela. El gobierno actual está perdiendo credibilidad y la confianza del pueblo que antes disfrutó.  Dios doblegará la arrogancia del Presidente Maduro.  Maduro ha neciamente y públicamente desafiado a Dios a una pelea, y recibirá una.  Yo veo a una humillación similar a lo que vivió Nabucodonosor.  Dios mostrará a Venezuela que Él es Rey de reyes y Señor de señores.  La nación está lista para el avivamiento, y Dios está levantando una generación de ministros de avivamiento y a reformadores.  No percibo un tiempo específico, más anticipo que será pronto.

Dios ha estado planeando un movimiento por un tiempo ya, y habrá una sorpresa repentina.  Un de repente.  La Iglesia necesita orar por Venezuela para que la reforma suceda en tal manera para evitar la violencia y el derrame de sangre, porque el diablo no rendirá la tierra sin una lucha. Las fortalezas de la santería y la hechicería han estado establecidas por mucho tiempo siendo invitadas por Chavez y Maduro.  Pero si la Iglesia hace la guerra espiritual y gana la batalla en el espíritu, pueden evitar una guerra civil.

El Señor dice a la Iglesia Venezolana: “No te desmayes.  Yo he escuchado tu clamor.  Aférrate a la esperanza.  El llanto ha seguido durante la noche, pero viene gozo en la mañana.  Te amo, y no te he abandonado.  Aférrate a Mi Verdad, y continúa orando.  Seguramente, el sol de justicia amanecerá con salvación y sanidad en Sus alas.”

 

México:El 2018 es año de elecciones claves del gobierno.  Será un año de guerra espiritual como nunca antes y de experimentar unos tratos de Dios con la nación.  Los terremotos recientemente sacudieron al centro y sur del país.  Veremos más de la Espada de Dios este año en diversas maneras así como Dios busca despertar el corazón de la gente hacia Él y mostrar que Él es el Señor de la Vida que ha vencido la muerte.

Los que sembraron la muerte y los que adoran a la muerte verán consecuencias.  Veo un tiempo de caos y de inestabilidad.  Más en medio del sacudimiento, la Iglesia tiene la gran oportunidad de ser la Mano extendida del Señor para traer ayuda, verdad, milagros, y vida.   Habrá algunas oportunidades de ver momentos como lo que sucedió con Elías con los profetas de Baal en el Monte Carmelo.  Dios mostrará que Él es el Único que puede responder con fuego.  Solo Él es Dios.

Irónicamente, los que adoran a la muerte no son lo que más perturbe al Corazón de Dios. La idolatría que recibirá mayor efecto de la Espada de Dios es lo que acontece dentro de la Iglesia.

La Iglesia Mexicana está posicionada simbólicamente en el principio del Capítulo Siete de Josué. Después de que Israel tomó a Jericó, la confianza estaba muy alta.  Pero por causa del egoísmo, la avaricia,  la desobediencia y la ambición personal dentro del campamento hubo una derrota terrible al llegar a Hai. Unas cosas anatemas habían sido escondidas en la tienda de Acán.  Para poder avanzar tuvieron que remover las cosas anatemas.

Eclesiastés 9:12 “Porque el hombre tampoco conoce su tiempo; como los PECES que son presos en la mala red, y como las aves que se enredan en lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos.”

El Señor dice: Yo he otorgado favor y puertas abiertas de influencia a Mi Pueblo, y han experimentado algunas grandes avances, aún dentro de la política.   Sin embargo, hay dentro del campamento algunos elementos que no puedo bendecir, promover ni proteger.  Yo pondré Mi Rostro contra de la soberbia, los que confíen en su propia sabiduría humana, en contra de alianzas no santas y en contra la mezcla espiritual.  Para ocupar las posiciones Yo tengo preparadas en la tierra por ti, se necesitará remover de entre ustedes las cosas anatemas, las actitudes de pecado y el orgullo. Pues tu salvación no viene de la mano del hombre sino de Mí.

La dirección de la nación será determinada por la disposición de Mi Iglesia a unirse en arrepentimiento delante de Mí. Estoy llamando a Mi Pueblo a unirse en arrepentimiento y en humildad de acuerdo con 2ª Crónicas 7:14.  Si lo hacen, causaré que este año sea un año de puertas abiertas milagrosas, un cambio positivo de dirección, y entonces te usaré para instigar cambios.  De otro modo, habrá un movimiento fuerte hacia atrás y una estación de humillación en el Valle de Acor (Aflicción).  Permitiré esto para despertar a Mi Iglesia.  Pero en medio de un ambiente político hostil comenzará a brotar el arrepentimiento y avivamiento. En medio de la disciplina mostraré Mi misericordia.

Deuteronomio 30:19 “los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;”

BrasilEl 2018 será un año de cambio para Brasil. Mi pueblo ha clamado a Mí y he respondido permitiendo que sean reveladas la corrupción y la avaricia en los lugares altos.  Ahora es el tiempo para que Mi pueblo se levante a ocupar los asientos de influencia en las puertas así como continúen guardando sus corazones.

Un segundo mover del aire de Mi Espíritu soplará a través de Mi Iglesia causando una grande cosecha de almas. Mi Iglesia comenzará a operar con mayor discernimiento, y habrá una separación entre lo falso y lo verdadero.  Los profetas y ministros verdaderos comenzarán a surgir con santidad e integridad.  Barreras denominacionales comenzarán a caerse y Mi iglesia se reunirá en la unidad del Espíritu.  He estado purificando a los hijos de Leví, y ahora tu adoración preparará un trono de donde Yo podré mover poderosamente en la nación.

Apocalipsis 3:8 “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.”

Por causa de Mi Pueblo, comenzaré a revitalizar a la economía brasileña y amanecerá una nueva temporada de gracia. La industria turística comenzará a aumentarse, y traeré las naciones a tu puerta.  Muchos extranjeros vendrán para involucrarse en la sensualidad, pero tendrán un encuentro conmigo así como Mi Iglesia se levanta con un nuevo esfuerzo de evangelismo usando los dones del Espíritu.

Por Cliff Bell © 31 de diciembre, 2017

¿LE HA SIDO DE EDIFICACIÓN ESTE MINISTERIO?

Si este ministerio le haya sido de edificación, le invito a orar y pedir si Dios le guiará a enviar una ofrenda para ayudarnos a seguir publicando tales enseñanzas. Nunca le presionaremos.  Sus donaciones nos ayudan a alcanzar a otros.  Si usted decida que sí, ahora puede hacerlo desde nuestra página de Internet haciendo un clic sobre la pestaña que dice Donar con PayPal”. De antemano, se le agradecemos su generosidad.  Creemos que usted estará sembrando en buena tierra.

PERMISO DE COMPARTIR
Se le permite compartir en las redes sociales esta publicación en su totalidad directamente desde mi página. De hecho, le animamos a hacerlo. Abajo, al lado de donde dice “¡Compártelo!” usted puede escoger el icono de la red social en particular en donde prefiere compartir.

Permiso también es dado a imprimirlo para su estudio personal, o para compartirlo en su grupo pequeño o congregación. Pero se prohíbe “copiar y pegar” esta reflexión a otra publicación, sea digital o impresa, sin el consentimiento previo del autor.  Gracias por su comprensión.

Comprendiendo el propósito del desierto

 

Comprendiendo el propósito del desierto / Apurando la llegada a su destino.

Muchos profetas publican profecías grandiosas y dramáticas como, “¡Tu herencia viene hoy! ¡Dinero hoy llega a tus manos! Arrebate la bendición con un ‘amén’”   Esta clase de post suele ser muy popular.

Yo resisto esa tentación. ¿Quiere usted que le engañe? ¿O prefiere que le diga la verdad? 

La verdad es:

La herencia viene a los quienes primero han pasado exitosamente el entrenamiento del desierto.

¿Se encuentre usted en un desierto? ¿Tiene promesas demoradas? 

No se desespere. Está todavía en el camino correcto.  Pero tenemos que comprender por qué Dios nos llevó por el desierto, y responder a Su voluntad si queremos avanzar más rápidamente hacia nuestra tierra prometida.

El camino al destino es frecuentemente la ruta larga.

Éxodo 13:17-18 “Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto. 18 Mas hizo Dios que el pueblo rodease por el camino del desierto del Mar Rojo.”

Hubo una ruta más rápida para llegar a la tierra prometida. Pero Dios, sabía que ellos no estaban listos para encarar la responsabilidad de guerra que sería necesaria para tomar posesión de la tierra.  Todavía pensaron como esclavos de Egipto en vez de conquistadores de Canaán.

Los hebreos estaban acostumbrados a vivir de una manera en la cual siempre hubo otro que era el responsable, otro que hacía las decisiones y que les mandaba. Era incomodo ser un esclavo, pero era una vida sin la responsabilidad de ser dueño de una herencia.

Los hebreos habían vuelto pasivos.

  • No es que no trabajaban, pero se les ha olvidado la pasión y el gozo de sembrar y cosechar en su propia tierra.
  • Habían perdido la iniciativa y la disposición de correr los riesgos del empresario.
  • Ya no conocían el sentido de cumplimiento de haber recibido la ganancia después de planear y ejecutar un buen negocio.
  • No habían tenido que defender una herencia por cientos de años, y por lo tanto, habían perdido su mentalidad de protector y su habilidad de guerrear.
  • Estaban acostumbrados a vivir en temor en vez de por la fe.

Dios sabía esto. Así que, en Su sabiduría divina, Dios llevó Israel por UN CAMINO MÁS LARGO, por un PROCESO, con el fin de desarrollar en ellos la MENTALIDAD y DISPOSICIÓN necesaria para asumir la RESPONSABILIDAD de POSEER, OCUPAR y ADMINISTRAR la tierra.

La incomodidad del desierto nunca era su destino. Dios ya había definido cuál era su herencia, su tierra prometida, y quería que la tomaran, pero sabía que todavía no tenían la capacidad de tomarla ni administrarla.

DIOS TIENE UNA TIERRA PROMETIDA PARA CADA UNO DE NOSOTROS. Tal vez usted ha escuchado promesas preciosas y anhela el día de su cumplimiento.  Me imagino que casi todos piensan que ya están listos para recibir esas bendiciones.  No apreciamos el camino largo por la cual Dios nos ha llevado.

Ni se nos ocurre que Dios pueda estar tratando de desarrollar el guerrero en nosotros, mayor capacidad para administrar nuestra herencia. CON CADA CUMPLIMIENTO DE PROMESAS, CON CADA POSESIÓN VIENE LA RESPONSABILIDAD DE PROTEGERLA Y SOSTENERLA.

La mayoría de nosotros no entendemos por qué no hemos llegado todavía a nuestra tierra prometida. Como consecuencia, nuestra tendencia es quejar y murmurar igual a los hebreos en el desierto.  Nuestras quejas y murmuraciones en el proceso revelan nuestra inmadurez y falta de fe.

Rara vez pensamos en las responsabilidades que acompañan las bendiciones, las disciplinas personales que se requieren para ocupar nuestra tierra prometida.

Es más fácil rentar un departamento que ser dueño de una casa propia. Muchos de los que rentan una vivienda tienen envidia de los dueños, pero pocos han considerado el precio que fue pagado por los dueños para lograr tener esa posesión, y menos realmente quieren asumir las responsabilidades que acompañan la posesión de la tierra.

  • Si algo se descompone, llaman al dueño para que se lo arregle.
  • Cuando llega la cuenta de los impuestos, la pasan al dueño.

NO HAY TANTA RESPONSABILIDAD, PERO TAMPOCO HAY POSESIÓN.  NO HAY HERENCIA QUE PASAR A LA SIGUIENTE GENERACIÓN.

Antes de que Dios nos entrega una posesión a nuestras manos, nos lleva por un desierto, un proceso, para desarrollar en nosotros la disposición, las habilidades, y las disciplinas necesarias para ocupar la tierra. Si no fuera así la perderíamos rápidamente.

Yo visité a una nación socialista en la cual casas hermosas de lujo fueron expropiadas de los que las edificaron, y que fueron dadas a gente pobre. Dentro de poco tiempo esas casas comenzaron a deteriorarse.  Ya que han pasado unos pocos años, esas casas ahora están literalmente en ruinas.

Las casas no se deterioraron porque la gente era pobre, sino porque ellos todavía pensaron como habitantes de favelas en vez de dueños de casas de lujo. No tenían ningún concepto de lo que se necesitaba para mantener y sostener esas propiedades.

Los que recibieron las casas no habían invertido nada en la edificación, y no estaban dispuestos a desarrollar las disciplinas ni la mentalidad necesaria para mantenerlas.

A la mayoría ni se les ocurrió desarrollar la capacidad de hacerlo. En vez de aprovechar la oportunidad de vivir una vida mejor, comenzaron a quejar.  Querían que el gobierno (que les entregó la casa) la mantuviera por ellos.

He visto a personas que ganaron la lotería y volvieron millonarios de noche a la mañana. Pero dentro de seis meses habían gastado todo y más, resultándose endeudados, literalmente más pobres al final que al principio. No todos saben cómo administrar una bendición. No todos han desarrollado la habilidad de invertir en algo para realizar una multiplicación y avanzarse.

Dios permitió Israel a poseer la tierra prometida poco a poco, a la medida que ellos estaban preparados a ocuparla y mantenerla.

Antes que Dios nos permite poseer nuestra tierra prometida, nos guiará por un proceso de preparación. Puede parecer como el entrenamiento básico de un soldado.  Está difícil.  Pero es necesario.  Nos enfadamos del desierto.  Quejamos de la multitud de repeticiones que tenemos que hacer en los ejercicios.  Pero en todo Dios tiene un propósito.

De vez en cuando Dios nos manda una prueba, un examen, para ver si estamos listos para el siguiente nivel. Nos permite tener un encuentro con un escuadrón de filisteos o amorreos.  Resistencia.  Algo que exige de nosotros más disciplina, más fe, una mentalidad de guerrero.

¿Vamos a responder como esclavos? ¿O como conquistadores?

Si respondamos bien, podemos proceder al siguiente paso, más cerca a nuestra herencia. Si no, hacemos otra vuelta rodeando el desierto del proceso.

¿Quiere usted avanzar hacia su herencia? ¿Desea que el tiempo en el desierto sea más corto?  ¿Desea por fin comenzar a entrar a su tierra prometida? 

Una de las cosas que podemos hacer para abreviar nuestro tiempo en el desierto es CAMBIAR NUESTRA MENTALIDAD de esclavo a guerrero, de temor a la fe, de ASUMIR MAYOR RESPONSABILIDAD por donde nos encontramos ahora mismo.

Queremos una ciudad, pero ¿qué hemos hecho con las minas pequeñas que Dios nos entregó para administrar?  (Mateo 25:14-30)

Pida a Dios que le revele las cosas que Él desea ver desarrollado en su vida. ¿Cuáles disciplinas y habilidades son necesarias para sostener, administrar y proteger a la herencia que Dios le quiere dar? Comience a hacer un esfuerzo de desarrollar esas capacidades y habilidades.  Comience a pensar y actuar como un guerrero, como un dueño en vez de un esclavo.

En vez de quejar del calor del desierto, dé gracias a Dios que no le permitió recibir una bendición solo para perderla.

Confíe en el amor de Dios, en Su bondad, en Sus promesas, en Su fidelidad, y milite la buena milicia con las profecías que haya recibido (1ª Timoteo 1:18).

Utilice cada paso en el desierto como un ejercicio para desarrollar los músculos necesarios para trabajar la tierra prometida cuando por fin sus pies llegan a pisarla.

“Deseamos, sin embargo, que cada uno de ustedes siga mostrando ese mismo empeño hasta la realización final y completa de su esperanza. 12 No sean perezosos; más bien, imiten a quienes por su fe y paciencia heredan las promesas.” Hebreos 6:11-12

Mientras que come su sopa de maná, comience a planear cuál será su primera siembra, y visualícese trabajando en su jardín de legumbres.

Un banco no otorga un préstamo a un cliente si no tiene un buen plan de negocio. Dios frecuentemente opera de una manera similar. Comience a hacer un plan para administrar la promesa cuando Dios la entrega a sus manos.  

Sea agradecido por lo que tiene, y sea un buen administrador de lo poco que tiene, para que Dios pueda confiar en usted más.

Los que no son generosos con lo poco, rara vez vuelven generosos con lo mucho.

La herencia viene a aquellos que primero han pasado exitosamente el entrenamiento del desierto.

Por Cliff Bell, © 2 de diciembre, 2017, Todos los derechos reservados.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

¿LE HA SIDO DE EDIFICACIÓN ESTE MINISTERIO?

Si este ministerio le haya sido de edificación, le invito a orar y pedir si Dios le guiará a enviar una ofrenda para ayudarnos a seguir publicando tales enseñanzas. Nunca le presionaremos.  Sus donaciones nos ayudan a alcanzar a otros.  Si usted decida que sí, ahora puede hacerlo haciendo un clic sobre la pestaña arriba que dice “Donar con PayPal”.  De antemano, se le agradecemos su generosidad.  Creemos que usted estará sembrando en buena tierra.  

PERMISO DE COMPARTIR
Se le permite compartir en las redes sociales esta publicación en su totalidad directamente desde mi página. De hecho, le animamos a hacerlo. Abajo, al lado de donde dice “¡Compártelo!” usted puede escoger el icono de la red social en particular en donde prefiere compartir. 

Permiso también es dado a imprimirlo para su estudio personal, o para compartirlo en su grupo pequeño o congregación. Pero se prohíbe “copiar y pegar” esta reflexión a otra publicación, sea digital o impresa, sin el consentimiento previo del autor.  Gracias por su comprensión.

INVITACIÓN A INSCRIBIRSE

Si este le ha sido de bendición, le invito a inscribir a mi página para recibir estas reflexiones directamente a su correo electrónico. A la derecha hay un lugar para someter su correo electrónico.  Usted puede iniciar o terminar la inscripción a su gusto. 

POSEYENDO SU TIERRA PROMETIDA

(Enfrentando muros y a gigantes armados)

Por el Profeta Cliff Bell   © 2013

1 Tierra PrometidaDios nos ha dado a todos una tierra prometida que poseer.  …algo que es nuestra herencia.  …una promesa que Dios le haya dado.   Así como con Israel, la herencia que Dios quiere que poseamos está diseñada a intimidarnos y a impedir nuestra entrada. 

Jeremías 29:11 nos declara: «Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.» Continuar leyendo