El Protocolo Profético 1/3

LA NECESIDAD DEL PROTOCOLO PROFÉTICO

Imagine usted un aeropuerto en donde los que manejan la torre del control aéreo no ofrecen directivos a los aviones. …en donde se permite que cualquiera persona, sin importar si tenga la licencia de piloto ni entrenamiento ninguno subir aviones, y que se despeguen y aterricen según lo que les parece bien.

No es un cuadro bonito, ¿verdad? Sin embargo, esto es precisamente lo que sucede en iglesias todo el tiempo con relación a la profecía.

Ahora bien, tengo que iniciar con una declaración que yo creo con todo mi corazón en el ministerio de profetas (Efesios 4:11) y en los dones del Espíritu Santo (incluyendo la profecía). Creo que Dios quiere usar a todos Sus hijos en los dones espirituales (1ª Corintios 12:7; 14:1,12, 31, 39-40).  Todo hijo de Dios puede aprender a discernir la Voz de Dios y ser guiado por Su Espíritu Santo (Juan 10:27; Romanos 8:14).

LA PROFECÍA VERDADERA:

  • Ministra vida- no muerte (Mateo 4:4, Juan 6:63),
  • Edifica, exhorta y consuela (1ª Corintios 14:3).
  • Edifica a la Iglesia (1ª Corintios 14:12)
  • Exalta a y da testimonio de Cristo (Apocalipsis 19:10)
  • Está de acuerdo con el pleno consejo de las Escrituras, especialmente la doctrina de los apóstoles, porque Dios no se contradice: (Hebreos 13:8; 2ª Pedro 1:19-21, 2ª Timoteo 3:16)

¡Gracias a Dios por aquellos quienes ministran profecías verdaderas!

Santiago 1:17 nos revela que los dones de Dios son buenos y perfectos. A pesar del beneficio y el poder de los dones del Espíritu Santo, la manera en la cual los estamos viendo usados y abusados ha resultado en mucho daño.  No debe ser así. Dios no lo quiso así.  El problema no es Dios ni los dones.  Como cada herramienta, puedan hacer bien o mal depende de cómo son usadas.  Les daré un ejemplo…

EL EJEMPLO DEL CUCHILLO…

Aunque cada cuchillo podría ser utilizado para extinguir una vida, cada cocina buena tiene una colección de cuchillos – pues son herramientas valiosas usadas para preparar alimento para la familia. Si alguien acaso use un cuchillo para herir a otra persona, no echamos la culpa al cuchillo ni la compañía que hizo el cuchillo, ni a la tienda que vendió el cuchillo.  No reaccionamos removiendo todos los cuchillos de todas las cocinas para prevenir otro herido.  Tampoco tenemos que ir al extremo de requerir que cada cocinera estudie cuatro años en la universidad para ganar una licencia del uso de cuchillos.

¿Qué hacemos? Padres buenos entrenan a sus hijos a usar cuchillos de una manera segura y por propósitos positivos.  No permitimos a nuestros hijos correr y jugar con cuchillos.  Al contrario, les enseñamos respetarlos y usarlos con cautela.  Ponemos ciertos límites al uso de los cuchillos en nuestra casa para asegurar el uso correcto y sano de esas herramientas.

ASÍ DEBE SER CON LOS DONES ESPIRITUALES Y LA PROFECÍA: debe haber instrucción, especialmente por ejemplo, del uso correcto de los dones, del propósito de los dones. Además se necesita establecer ciertos límites y pautas para su uso según el contexto y el nivel de desarrollo de la persona.  ESTOS LÍMITES Y PAUTAS SERIAN EL PROTOCOLO PROFÉTICO.

EN EL DIBUJO DE LOS AVIONES, HAY UN CAOS PORQUE NO HAY UN PROTOCOLO ESTABLECIDO NI ENFORZADO.

Existe la profecía verdadera y edificante, lo que exalta a Cristo y que lleva la congregación a cumplir los propósitos de Dios. PERO TAMBIÉN EXISTEN VARIAS OTRAS CLASES DE “AVIONES” – Y TODOS DESEAN ATERRIZAR EN FRENTE AL MICRÓFONO.

Todos parecen ser “aviones” legítimos. Tienen alas (dones / habilidades). Todos tienen cierto grupo de personas quienes les seguirán (pasajeros) y que están impresionados y de acuerdo con el “piloto” (la persona que quiere profetizar).  Quizás hasta sus manos tiemblan, usan terminología bíblica, pero eso no es suficiente prueba de que es una profecía verdadera.

LOS PASTORES SON RESPONSABLES, igual como los que trabajan en las torres de control aéreo, de asegurar que toda ministración hecha dentro de la congregación sea para la edificación de la iglesia. Eso significa que tienen que ejercer cierto CONTROL.  La palabra “control” no es una cosa negativa cuando la persona ejerciendo el control tenga la preparación necesaria (el discernimiento y la sabiduría), la autoridad delegada legítima, y la motivación correcta (el amor).

Las torres de control aérea NO EXISTEN PARA IMPEDIR los aviones ni los vuelos legítimos, sino para FACILITARLOS y asegurar que los vuelos despeguen y aterricen en ORDEN y de una MANERA SEGURA. Les dicta cuales pistas usar, desde cual dirección, cuándo hacerlo, y cuando no hacerlo.  Este control es necesario para el bienestar de todos.

HAY TODA CLASE DE “AVIÓN PROFÉTICO” QUE BUSCA EL MICRÓFONO DE SU IGLESIA… No todo aquel que dice que es “apostólico y profético” lo es. Algunos son carnales, algunos simplemente emocionados almáticamente, …y algunos son “apóstatas y patéticos.”  No podemos permitir que todos hagan lo que a ellos les parece bien, porque no todos tienen la visión correcta.

En la torre de control aérea bien equipada hay pantallas de radar (discernimiento espiritual) que provee la visión correcta para cumplir el propósito.  El propósito para los dones es edificación de la iglesia, provecho de todos (1ª Corintios 12:7; 14:12), y que todo sea hecho decentemente y con orden (1ª Corintios 14:40).

EXAMINEMOS EN MAYOR DETALLE LAS DIFERENTES CLASES DE “AVIONES” PROFÉTICOS QUE DESEAN ATERRIZAR EN SU AEROPUERTO (IGLESIA).

AEROLINEA: DESEOS PERSONALES

HAY AQUELLOS QUIENES QUIEREN COMPARTIR SUS DESEOS PERSONALES HACIA OTROS. Estos normalmente no son personas con intención mala.  Simplemente no han aprendido a discernir entre sus propios deseos y la Voz de Dios.

Escuché de una iglesia en donde todos son instruidos a “profetizar” el uno al otro, pero sin darles el beneficio de enseñanza de cómo discernir la Voz de Dios. El resultado es que cada quien proclame al otro cual sea su deseo por ellos:  que ganen más dinero, que alguien les regale un carro nuevo, que todo les vaya bien

No podemos proclamar nuestros propios pensamientos humanos y etiquetarlo “profecía”.  Hay una diferencia muy grande y marcada entre profetizar un mensaje que viene por inspiración del Espíritu Santo y que expresa el corazón y los pensamientos de Dios, y el compartir con otro el deseo positivo que viene del corazón y pensamiento humano.

AEROLINEA: CONVICCIÓN PERSONAL

DE IGUAL MANERA, HAY AQUELLOS QUIENES QUIEREN COMPARTIR UNA CONVICCIÓN PERSONAL Y FUERTE. Otra vez, la mayoría de estas personas tienen buenas intenciones, pero no disciernen correctamente la Voz de Dios.  Muchas veces tienen una palabra que está correcta doctrinalmente según las Escrituras (el LOGOS de Dios), pero no es una profecía acertada según la palabra hablada (RHEMA) de Dios.

Por ejemplo, hubo una hermana quien profetizó a una niña que estaba enferma, y en silla de ruedas, que Dios la sanaría antes de cierta fecha. Sabemos que Dios tiene el poder para sanar, y que quiere sanar a los enfermos.  Siento que la hermana tenía motivación buena, y que actuó porque sintió compasión por la niña.  Sin embargo ella profetizó su deseo personal basada en el LOGOS, en vez de una RHEMA de Dios.

Tristemente, al llegar la fecha indicada la niña no fue sanada, y ella quedó devastada – pensando que tal vez Dios no la amaba.  ESTA CLASE DE “PROFECÍA” DEBÍA DE HABER SIDO JUZGADA PRIMERO por los líderes para ver si todos sintieron el testimonio del Espíritu acerca del asunto antes de proclamarla a la niña.

Este error sucede frecuentemente cuando una persona profetiza a alguien con quien están entretejidos o involucrados emocionalmente. Cuanto más conocemos de una persona, menos indicados somos para ofrecerle una palabra profética genuina y acertada porque hemos desarrollado deseos y opiniones personales.

AEROLINEA: INMADUREZ

ALGUNAS DE ESTAS PERSONAS INICIAN BIEN CON UNA PROFECÍA VERDADERA Y EDIFICANTE. Pero cuando Dios deja de inspirarles y termina la profecía – ellos siguen hablando.  Resultan “predicando” su doctrina favorita o aconsejando la congregación de su propia mente y alma.  Se requiere una manera de poder señalarles que “ya es tiempo de guardar silencio” sin ofenderles para darles una salida mientras que todo quede positivo.  Después se pueda darles más instrucción y animarles en lo que hicieron bien para no desanimarles y apagar su don.  Si son maduros responderán positivamente.

AEROLINEA: LA DIVA

HAY AQUELLOS QUIENES LAS PERSONAS QUE SON DIVAS, Y SOLAMENTE BUSCAN ATRAER ATENCIÓN A SI MISMAS.  Claro, algunos son inseguros y buscan hacer algo grande para impresionar a otros y hacerse sentir que tienen valor.  Cuando vean a otra persona siendo usada por Dios, quieren la misma clase de reconocimiento, pero actúan con presunción.

Otros son tan llenos de sí mismos que creen que todo pensamiento que se les ocurre viene de Dios, y sientan la necesidad de “profetizar” todo. Tienen demasiada confianza en sus “dones”, y se les olvidan que son humanos que puedan errar.  Quieren estar siempre visto por los demás.  El problema con esto es que la raíz del problema es orgullo y presunción.

1ª de Pedro 5:5 revela, «Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.» El humilde no busca promover a sí mismo, pero permite que Dios le exalte en Su tiempo y a Su manera. El humilde reconoce y honra la autoridad y virtudes de otros, y también reconoce sus propias áreas de debilidad.

Somos llamados a levantar a Cristo, no a nosotros mismos. Tenemos que adoptar la actitud de Juan el Bautista: «Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe.» (Juan 3:30). En Juan 12:32, Cristo declaró: «Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo

AEROLINEA JEZABEL

CLARO, EXISTEN AQUELLOS QUIENES ESTÁN INFLUENCIADOS POR EL ESPÍRITU DE JEZABEL… Si permitamos que este avión se aterrice, sería un desastre.  Supuestas profecías que son inspiradas por Jezabel parecen mucho a una profecía verdadera en algunos aspectos.  SIN EMBARGO, SIEMPRE VIENEN ACOMPAÑADAS POR CIERTAS CARACTERÍSTICAS:

LA PERSONA QUE PROFETICE PROYECTA UNA APARIENCIA DE HÍPER-ESPIRITUALIDAD. Tal vez le trata de impresionar porque sus manos tiemblen, su voz cambia, tuerce su rostro casi como si tiene dolor, grita, habla con voz alta y muy emotiva fingiendo que está “bajo la unción del Espíritu Santo…  Hace estas cosas para intimidar al pastor y hacerle pensar que no puede negarla el micrófono o estaría “apagando el Espíritu Santo.”  Recuerda que ninguna de estas cosas son pruebas que es una profecía verdadera, ni que esa persona ha escuchado la Voz de Dios.

DIOS ES UN DIOS DE ORDEN Y DE PAZ. NO DE CONFUSIÓN.  El pastor tiene derecho y hasta la responsabilidad de ser la “torre de control” e impedir profecías dañinas o equivocadas.  Nuestras mentes no dejan de funcionar cuando estamos profetizando.  No hemos dejado nuestras cabezas en el baúl del carro.  Podemos oír y responder a las instrucciones del pastor.  Podemos controlarnos.  «Los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas» (1ª Corintios 14:32).

En 90%  de estos casos, la persona simplemente está imitando a otra persona rara que vio; es puro estilo aprendido.  Pueden aprender a controlarse.  No se les permite seguir haciendo un escándalo en la iglesia.  Si no vienen bajo control, y si no se sometan a la autoridad, cállales – porque están robando la atención que pertenece a Dios y estableciendo un vínculo de poder con los que son fácilmente controlados.

LA SOBERBIA… Estas personas sientan que no necesitan la retroalimentación de nadie. No son enseñables (corregibles).  No reconocen ni honran la autoridad de otros.  Imponen su voluntad sobre otros.

Acuérdese – si Dios resiste al soberbio, entonces cuando el soberbio esté profetizando, ¿cuál espíritu estará inspirando la profecía?

LA FALTA DE SUJECIÓN A LA AUTORIDAD. Dios Mismo es Él que estableció autoridad delegada en Su Iglesia por medio de los Cinco Ministerios (Efesios 4:11-16). La Biblia nos manda: «Asimismo los profetas hablen dos o tres; y los demás juzguen.» (1ª Corintios 14:29) Fue Dios Mismo que nos MANDÓ juzgar toda profecía.  Los que no someten su ministerio y profecías a las autoridades delegadas están en desobediencia a las Escrituras y resistiendo a Dios (Romanos 13:1-2; 1ª Pedro 5:5).

Un profeta verdadero no tendrá problema ninguno en someter al pastor de la iglesia donde está ministrando. UN PROFETA VERDADERO SE SOMETERÁ AUNQUE TENGA LA RAZÓN, PORQUE ENTIENDE EL PRINCIPIO DE LA AUTORIDAD Y LA SUJECIÓN.

Un profeta maduro sabe también cómo callar la boca y confiar que Dios le hable al pastor de otra manera y/o por otra persona.  No pronunciará juicio porque rehúse ser ofendido. Le hablará con respeto, humildad y en amor en privado si fuera necesario, pero no atacará su autoridad en público.  Eso fue el ejemplo del Profeta Samuel cuando tuvo que lidiar con Saúl, un rey rebelde y carnal (1ª Samuel 15).

LA MANIPULACIÓN: El espíritu de Jezabel no es una mujer sino un demonio que quiere el control. Al principio trata de ganar el control por medio de la manipulación: palabras fingidas de adulación, jugando el rol de la víctima (“¡la pobre hermana fue malentendida y rechazada por su pastor previo!”) para provocar la simpatía.  A  veces hasta recurre a usar la seducción… Pero si el pastor no responde a la manipulación, entonces este demonio sacará sus garras con la intimidación…

LA INTIMIDACIÓN… Pueda ser simplemente que actúen ofendidos o enojados (supuestamente departe de Dios) si usted no haga lo que ellos quieren. En casos más extremos puedan hasta proclamar una maldición sobre todo aquel que dude lo que “profetizó,” o que no cumpla lo que quiere.  NO TENGA MIEDO DE TALES PERSONAS.  Simplemente niégales el lugar, anula sus maldiciones en el Nombre de Jesucristo, y siga adelante.

En cierta congregación con que yo había trabajado el pastor me pidió estar presente al confrontar a una señora influenciada por Jezabel. Era la que quiso pasarse en frente a los demás como la más espiritual.  Por mucho tiempo tratábamos de ayudarla, y traer orden en su vida, corrección, enseñanza, instrucción, etc.  Al final de las cuentas no quiso cambiar.  Como era obvio de que no respetaba la autoridad de la iglesia, no apoyaba la visión, ni siquiera diezmaba.  Su presencia solo provocaba división, contienda, pleito, pactos rotos, etc.  La tuvimos que insistir que saliera y que busque otra congregación en donde ella sí podía apoyar la visión y someterse a la autoridad.  Al principio actuó sorprendida, herida, triste.  Pero cuando vio que no seriamos manipulados, su rostro se transformó a uno de odio, se levantó recogiendo sus cosas, y salió maldiciéndonos.  Me imagino que sigue brincando de iglesia en iglesia buscando al Pastor Acab…

EL CONTROL.. Esta es la meta principal del espíritu de Jezabel.  Jezabel está arraigada en la rebelión.  Siempre quiere usurpar la autoridad para poder controlar y lograr su propia agenda.  Necesita a un pastor Acab a quien le podrá manipular a que le entregue su anillo de autoridad.  Quiere controlarle.  El control es la cualidad principal de la hechicería.  Es por eso que el espíritu de Jezabel siempre está vinculado con los demonios de la hechicería y la adivinación (2ª Reyes 9:22; 1ª Samuel 15:23).

Obviamente, ¡no debamos permitir supuestas profecías que están en realidad inspiradas por demonios de la hechicería y la adivinación!

QUEREMOS QUE FLUYA LA PROFECÍA LEGÍTIMA que proviene del ESPÍRITU DE PROFECÍA (Apocalipsis 19:10), el ESPÍRITU DE VERDAD (Juan 15:26-27; 16:13-15). Esto requiere que establezcamos un protocolo profético en las iglesias.

El PROTOCOLO PROFÉTICO es la administración correcta y ordenada de la ministración profética. Cuando se observa el protocolo profético, provee la habilidad máxima a las personas siendo ministradas de recibir el provecho de la profecía.

ESTE PROTOCOLO DEBE DE SER DEFINIDO Y ESTABLECIDO POR EL CUERPO PASTORAL DE CADA CONGREGACIÓN. El protocolo profético, cuando está funcionando, facilita la ministración profética dentro de la congregación, permitiendo que fluyan las profecías verdaderas y de provecho, e impidiendo las cosas que no son de provecho.

Para ser continuado.

————–

En el segundo post, hablaré más acerca de lo que es el protocolo, y en el tercer post ofreceré un modelo tentativo que puedan ajustar como sea necesario e implementar en las Iglesias.

Para la segunda parte de esta serie, siga este enlace:

El Protocolo Profético 2/3

 

Por Cliff Bell, © 2013, Todos los derechos reservados.

Se le permite compartir en las redes sociales esta publicación en su totalidad directamente desde mi página usando la función de “Compartir.” De hecho, le animamos a hacerlo.  Permiso también es dado a imprimirlo para su estudio personal, o para compartirlo en su grupo pequeño o congregación.  Pero se prohíbe “copiar y pegar” esta reflexión a otra publicación, sea digital o impresa, sin el consentimiento previo del autor.  Gracias por su comprensión.

 

¡Compártelo!

2 thoughts on “El Protocolo Profético 1/3

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *